fbpx

15 Ideas para reforzar el motor fino y amplio en casa.

Por: Stephanie Harrison Cruz, OTR/L – SER de Puerto Rico, Ponce

Debido a la situación actual que el mundo está viviendo, se nos hace un llamado a mantenernos en nuestros hogares para evitar la propagación del virus COVID-19.  Debido a esto, la mayoría de las personas hemos tenido que adaptarnos a una realidad laboral, académica y social diferente. A pesar de la cuarentena se nos exhorta a, en la medida que se pueda, continuar con nuestras actividades de la vida diaria, roles y rutinas, todo en un mismo ambiente, nuestro hogar.  Los padres y niños del mundo entero se han encontrado repentinamente en una nueva situación donde se reducen las opciones de entretenimiento en el exterior, como los parques, cines y/o museos. Ante las opciones limitadas de actividades en el exterior, algunos padres pueden sentir la preocupación de como podrán mantener a los niños ocupados de forma educativa y recreativa mientras dure la cuarentena.   El mantenerse ocupado es esencial para la salud y rehabilitación de las personas. Por lo que, como Terapista Ocupacional en el área pediátrica, quisiera compartirles una lista de actividades divertidas que se pueden llevar a cabo en el hogar para promover las destrezas de los niños durante este periodo.

Actividades motoras finas

  1. Utiliza la plastilina para realizar bolas pequeñas con los dedos. Luego recoge las bolitas con unas pinzas o dedos y colócalas en contenedores (ej. Papeles de cupcakes). Puedes retar la actividad utilizando variedad de colores para realizar pareo por colores.
  2. Utiliza pasta seca (macaroni) para realizar collares con hilo o cordones de zapatos. Esta actividad además de promover destrezas motoras finas también fomenta el uso de ambas manos.
  3. Colorea figuras de distintos tamaños.  Puedes pegar el papel en la pared y de esta forma se trabaja la fuerza y el movimiento de los brazos. También puedes utilizar crayolas de distintos grosores y tamaños para promover un agarre apropiado.
  4. Recorta líneas, formas y dibujos de animales y pégalos en papeles. Los niños de 3 años usualmente ya pueden realizar tijeretazos de un lado a otro, pero no continuamente.  Los niños de 4 años usualmente ya pueden recortar líneas rectas, curvas y círculos. De los 5 años en adelante pueden, como regla general, recortar cuadrados, triángulos y figuras. Durante esta actividad se exhorta al padre/madre a guiarlo manualmente y brindarle la asistencia necesaria para un manejo seguro de la tijera.
  5. Pintar utilizando pinceles o las manos con pinturas no tóxicas. El pintar es una excelente actividad visomotora la cual fomenta la creatividad y a su vez destrezas motoras finas.
  6. Utiliza un perforador de agujeros para realizar dibujos o formas geométricas. Esta actividad ayuda a aumentar la fuerza muscular de las manos. Bríndale un papel con variedad de formas trazadas y pídele al niño que realice agujeros siguiendo los patrones lineales.
  7. Los juegos de cartas promueven destrezas de los músculos de la mano, mayormente al girar las tarjetas, barajarlas y repartirlas.
  8.  Los juegos de mesas versión de viaje (“travel games”) poseen piezas más pequeñas lo cual ayuda a madurar destrezas de patrón de los agarres prensiles.
  9. Colocar monedas dentro de alcancías o en contenedores que posean la apertura apropiada. Esta actividad ayuda en el desarrollo de manipulación de objetos pequeños.

Actividades motoras amplias

  1. Lanzar bolas en canastas de ropa. Puedes modificar la actividad codificando las canastas por colores e indicándole al niño a cuál canasta debe lanzar. De esta forma no solo promueves la destreza de coordinación ojo-mano, sino que también fomentas la identificación de colores. 
  2. Jugar a patear bolas. Puedes cambiar la actividad colocando un punto como objetivo en la pared. Esta actividad fomenta la coordinación ojo-pie.
  3. Realiza una coreografía simple para fomentar la conciencia de las partes del cuerpo y el seguimiento de comandos posturales.
  4. Utiliza un palo de escoba y colócalo de forma vertical a una altura apropiada para promover que el niño camine debajo del mismo doblándose hacia atrás. Esta actividad (limbo) ayuda a fortalecer los abdominales.
  5. Coloca letras o figuras grandes en el suelo e indícale al niño a cuál debe brincar. Exhórtale que brinque en ambos pies y luego en un solo pie. Esta actividad le ayudará a desarrollar el balance.
  6. Realiza una rutina simple en la cual se promuevan ejercicios como “push-ups” en una pared, “jumping jacks”, caminar en caretillas y abdominales.

Con estos ejemplos podemos ver que existen un sinnúmero de actividades que los padres pueden realizar con sus niños en el hogar. Te exhorto a buscar ideas y modificarlas según las necesidades de cada niño. Aprovechemos este tiempo para continuar desarrollando las destrezas de los niños de forma divertida en el hogar mientras se le brinda calidad de tiempo.

Referencia:

Danto, A. & Pruzansky, M. (2016). 1001 Pediatric Treatment Activities: Creative Ideas for Therapy Sessions, Second Edition. Thorofare, NJ: SLACK Incorporated

Fotos:

Por Aaron Burden en Unsplash

Por Heather Gill en Unsplash

Por Sven Brandsma en Unsplash